lunes, 17 de septiembre de 2007

Room #205

Aparecí por allí... con ese toque de ansiedad adolescente... Palpitar Beatnik... Hacía frío y empezaba a llover.. Tenía un plan. Pasaría por delante de la recepción, subiría a la segunda planta, llamaría a la puerta de la habitación 205, y a partir de ahí improvisaría...
Todo salía como había pensado, pero justo en el momento en que iba a llamar...
-Señor!!! Usted no debería estar aquí. Haga el favor de bajar..
Así que me subí el cuello del abrigo, metí mis manos en los bolsillos y bajé refunfuñando por la escalera... desde entonces han habido 96 lágrimas, pero ni una más...
He conseguido mi propia mística. Tu me enseñaste que la habitación 205 es aquella que abres la ventana y puedes ver el mar... Gracias.


Y todas caben dentro de un pequeño frasco de jabón...

2 comentarios:

raymond dijo...

caben en un frasco de jabón y en un bolsillo roto por el olvido en unos pantalones abandonados. Sin duda, el hotel del mundo donde más porendas debieron quedar abandonadas....

how does it feel dijo...

Te imaginas que fondo de armario se podría hacer con todas ellas... O que híbrido se podría crear con todo ese ADN diseminado por las moquetas...
Ultimamente mezclo tantas cosas que lo que se obtiene parece nuevo y brillante... ¿donde estas hoy?